La peculiar combinación de variables que configuran la producción manuscrita de un individuo al escribir, genera imágenes y patrones grafonómicos que son tan específicos y difíciles de imitar que podríamos afirmar con plena conciencia de su alcance que la grafonomía característica de un individuo es una expresión singular y altamente idiosincrásica de su individualidad.

 

Supone una huella o registro diferenciado de los elementos esenciales, comunes a toda escritura, como son los relativos al movimiento, la forma y el control o manejo del espacio.

La pericia queriere:

1. Documentación indubitada 

  • Cotejo de firmas y escritos fidedignos
  • Identificación de letras auténticas entre escritos de distintas personas.

2. Documentación dubitada

  • Falsificaciónes: firmas con objeto a identificar su mano autora.

 

Lo ideal es que el Perito Calígrafo, sea además Perito Grafólogo. De esta forma agrega a su conocimiento, las leyes que rigen el Grafismo y el por qué una firma  puede ser imitada, sin embargo nunca igualada en completud.

Es ahí donde el Profesional descifra en forma minuciosa y científica quien es el verdadero autor.

 

Para llegar a un Informe final, el texto a analizar puede pasar por muchas horas de estudio. Las imitaciones suelen ser en ocasiones "autofalsificaciones" y por lo tanto requieren mayor trabajo por su similitud.

Se puede ser parecido, no obstante es la espontaneidad del trazado, la morfología del mismo (las formas que toma la firma o la letra) y lo que sucede en el trayecto desde que se inicia hasta que se termina un trazo es el material con el cual trabaja el Perito Calígrafo, hasta determinar la autoría, sin ninguna duda, en forma irrebatible.

También se trabaja en forma grafométrica, midiendo las cajas que forman la firma y las proporciones, que son las que darán al experto la seguridad de estar frente al autor verdadero y al o los imitadores.